16/3/08

Diario para Una Luz (xv). Las Tres Formas del Lazo

No cambia mi estado aunque Él se ha ido.
Me he ido a los restos de mi habitación pero sigo de pie frente a él, y no puedo llorar por que el surco es tan profundo como lo puede ser mi alma, y de repente se ha llevado todos los sentimientos al arrobo de la congoja, y en la superficie, no importa el lugar, solo queda el vacío.

No quiero nada. No deseo mas que la nada. No puedo llorar. No quiero hacerlo. No por él.

Importa un carajo a quien señale el dedo de la culpa por que este suele apuntarse hacia si mismo cuando llega el momento.
Tienes, ... tienes una forma entretejida entre tus dedos que sube caracoleando hacia tu pecho y que se mete dentro y que con el tiempo imaginabas bendecida y desaparece tan súbitamente que es como si desde siempre no hubiera existido, y te angustias desesperando como ha sido posible que fueran tan frágiles tus nudos.
No era la que cuelga sobre mi como la salvación prometida con caricias y gorgojeos y que me da asidero para subir.
Están aun las vueltas y mas vueltas de una espiral acogedora que se enhebra sobre toda mi piel y luego bajo ella y que no puedo ocultar que me sostiene y me orienta y que a veces da a mis sueños color.
Pero el lazo que me estrangulaba el corazón de mi espíritu a resultado ser el de él.
Me metió dentro, la certeza de su negación y no la he podido borrar con ninguna otra y el dolor se ha hecho mas intenso con cada intento que enmarañaba y apretaba mas y mas los nudos.

Desee poder seguir intentándolo y poner todos y cada uno de los remanentes de lo que soy y dárselos sin dejar ningún techo, todos por un solo cambio. Una sola y mínima comprensión.
El necio porfía, dicen, el sabio sopesa.
La Diosa te puede contar, cariño, lo que he porfiado por los dos y lo profundamente y sin arrepentimiento, necia que soy.
Pero también te dirá que ya no puedo seguir.

Cada hebra de nuestro amor es mía y esta abierta y entregada sin escatimar nada de su peso y su valor, y sin embargo, continua siendo rebotada en su muro hermoso pero opaco.
Me ha apretado hasta estrujarme a un casi imperceptible hilo del limite.
Y no puedo odiarle, solo puedo dejar de experimentar lo que me hacia amarlo.
Pero como renegar de enamorarme y abandonar la esperanza de vislumbrar ese pequeño cambio.
Parar de querer, de quererle es lo mas intensamente imposible para mi.

Solo desee un momento y una distancia.
Para evitar la rotura. Para aflojar la presión.
Pero lo que a mi espíritu inspira lo vence la perdición.

Algún
día le preguntaras a tu Padre, el porque de por que nos separamos y yo espero que escuches su versión por que seras justa.
La mía esta ya aquí y se resume en que de las tres formas del lazo que he descubierto puedo respirar, la que creía invencible ha sido la mas fácil de cortar y que cuando se te rompe la certeza de su amor, no deja de doler si le echas la culpa a él o te la echas tú.
Lo que mas me importaba se desvanece entre mis dedos y no lo quiero remediar y me destroza y me alivia.
No puedo llorar. No quiero llorar. Pero necesito llorar.
Escucho el terciopelo del estremecimiento en la voz sobre el piano de Tori en el stereo y sé que me he estado anegando de las contradiciones de la sensación por completo.

"Corren bajo la lluvia
Estas cosas Preciosas.
Déjalas sangrar,
déjalas limpiarse.
Estas cosas Preciosas
déjalas romper.
Ellas se agarraran a mi.
Ellas se mantienen en mi"

Y las sostengo, cariño, estas cosas preciosas, tuyas, suyas, mías para que nunca se desvanezcan.
Mis tres formas del lazo.
Dos Formas de amor y Una de desamor.

(1) Gracias a Tori Amos por la inspiración y por canciones como "Precious Things"

2 comentarios:

Pola dijo...

Querida Gabrielle,
es realmente frustrante ser espectador de lo que ha ocurrido entre Aníbal y tú y sospechar -¡qué digo sospechar!-, saber, que en realidad te quiere como siempre pero parece sentir que no es digno de ti. Apenas se siente digno de nada ni nadie desde que confesó su falta y yo diría que realmente lo que ansía es cambiar, aunque esté un tanto perdido en cuanto a cómo emprender ese cambio. Ya sabes que nuestro amigo es un campeón de la literalidad, lo blanco y lo negro y el ego más hercúleo que ha parido madre, pero por eso mismo pienso que se está esforzando muchísimo, aunque por desgracia tenga graves problemas para expresar lo que siente por ti. Ha empezado un cambio en el exterior que pronto crecerá hacia dentro, espero.
Esto no significa que yo no comprenda y apoye cada decisión que has tomado y ya sabes que nunca estarás sola (cómo podrías estarlo con Anette, ¿verdad?)
Sólo quisiera verte siempre feliz.
Te quiero,

Pola.

Gabi dijo...

Amado Franta,

Me siento fatal y lo siento tanto que seas tu especialmente el que tenga que sufrir mis lamentaciones una y otra vez.
Pero no puedo reprimirlo,no hay forma de detener el dolor. Lo único que puedo es ocultarlo, por que me hace sufrir aun mas ver vuestro amor desarbolado por mi desdicha, pero en la noche, en mi ventana, no ha forma de encerrarlo.
No puedo ser mas sincera de lo que voy a ser, Pola pero hablas de cambios y de soledad y es todo lo que siento y mas. Odio verlo haciendo ese esfuerzo, por que lo hace sin mi y por que no creo que sé de cuenta que una conmoción capaz de que él se agite es un terremoto para mi.
En algo estoy cambiando y es un cambio brutal. Sé que la soledad que estoy sintiendo principalmente proviene solo de mi entrañas enamoradas, esa parte que se alimenta de contacto físico y de sexo, pero no solo se detiene ahí por que las heridas mas profundas que Anibal me ha infligido son las que me hacen mella en lo que Creo y tengo Fe.
Pero como digo no lo voy a olvidar, es muy tarde para empezar a hacerlo.
No puedo sentir alegría por él y su cambio por que ahora no siento nada por él, me mantengo en el filo neutro de lo civilizado y honesto.
Al menos quiero preservar nuestra amistad y lo bueno de los momentos pasados.
Esta Annette,¿como olvidarla?.
Pero en el Amor, en el Amor con Anibal mucho es el cambio que tiene que suceder y venir hacia mi por que yo no pienso buscarlo. Hoy, ahora es otro tiempo y si Anibal vuelve un día para buscarme puede que yo ya no este allí esperando si no en otra parte. Con otro. Que me quiera tanto para ser capaz de decírmelo. Que me quiera para hacerme siempre Feliz.
Te quiero con mas locura y pasión que nada mas en el mundo exceptuando a nuestra mariposilla,
pero yo no te convengo.
Pero por ahí esta mi verdadero Amor , ese otro que no se llama Pola.
Solo debo encontrarlo.
Te quiero hermanito,

Gabi.