2/11/07

Union (vii). Unión

Creo que todo el mundo tiene un gran anhelo. Es un motorcito que te mantiene en marcha.
Es un deseo que transciende a los demás deseos.
Yo solo he ido siendo consciente del mio en los últimos tiempos.
Han sido unos tiempos duros pero maravillosos, en los que el ultimo y mas importante objetivo, no solo ha sido ser feliz.

Desde que conocí a Judith, Santiago, Jericko y Charo en la amazonia, me he estado apoderando definitivamente de mi vida, dejando por fin de permitir a mis pedazos vagar inconscientes al capricho de quien quisiera empujarlos.
A la vez que yo me hacia yo, mi deseo ha ido creciendo. Mis maestros Judith, Santiago, y Pola me han enseñado mi verdad, con sus propias palabras, actos y sentimientos. Siempre los estoy admirando por que, desde el principio, cada uno desde su visión lo han tenido terriblemente claro.
Yo he divagado durante tres décadas en el terror, he huido durante otras tres en la locura y en los últimos cinco años he intentado matarme, he caído, he errado, y he luchado hasta al final encontrar la Fe.
La Fe que he necesitado siempre y que no veía.
Si Judith, o Santiago o Pola han tenido algo claro siempre es que Magia es equivalente a Vida. No es un talento o una herramienta que agarras cuando necesitas si no que la respiras. No te la arrancas o la olvidas. Fluyes en ella. Por que la Magia eres Tu.
Gente mas sabia y atenta que yo lo llamaron Iluminación por que, desde la oscuridad, te deja ver. Verte a ti mismo.
Y desear, anhelar y querer.

¿Que puedo desear yo, esta chica de campo de mediana edad?
¿Que puedo desear mas que el abrazo carnal del hombre que me quiere?
¿Que puedo ansiar mas que ser madre?
¿Que puedo querer mas que mi propio perdón?
Deseo con toda mi alma la Unión, como sueño que debe ser.
La Unión en toda su acepción. La Unión como la siento hoy.
Aquí. Ahora.

Una Cabaña acogedora.
Una mesa no muy espaciosa pero surtida de comida y bebida suficiente para calmar el hambre y templar el espíritu.
Una manada de hijos de Perun conciabulando con lo que la tradición apuntaría como emisarios de su enemigo Veles.
Seis mujeres y hombres destinados por nacimiento a guardar y otros seis conjurados por voluntad a lo mismo.
Seis junto a seis si contamos a Annette y yo la cuento.
Una reunión para decidir como mantenemos nuestro mundo.

No me hace falta intentar ponerme en su lugar e imaginar que es lo que ven y sienten.
Somos una embajada pintoresca y algo estrafalaria de la magia.
¿Que podrías decir de una bruja embarazada y agotada, un anciano decidido y directo, un creyente erudito y amable y una niña adulta y muy, muy lista?
Hasta Bogdan esta presente en su ausencia. Recorre nuestros pensamientos y nuestras conversaciones. Nuestra resolución de decidir que hacer.
Y aun siendo tan distintos a ellos, somos personas afectadas por las mismas preocupaciones.
Queremos que ningún mal hollé, ningún espíritu mate, y que nadie sufra por estar maldito.
Las tres razones mas importantes ahora para estar velando nuestras armas y estar unidos
Despojados de los obstáculos de lo que somos y colmada de los que buscamos.
Por que ante la Verdad no importan ni patria, ni raza, ni naturaleza.
Somos una hermandad. Y lo seguiremos siendo mientras me quede vida. Y hay poderes que luchan por destrozar esa certeza.
Por esta única razón al amanecer cazaremos a base de magia y garra al espíritu que atormenta a Bogdan.
Y después surcaremos unas aguas llenas de peligros y recogeremos del lugar que cobijan, a un mal que la inconsciencia deposito sobre la faz de la Tierra.
Y se lo entregaremos a la justicia celeste de Perun como así lo acordamos.

Mi espíritu manda al carajo el cansancio y las dudas.
Siento la Unión en todo momento.
Desde que vi a Jelena contemplar a Bogdan.
Desde que prometí a Peckar que honraría su tumba.
Desde que Julius me transmitió su pasión y sonreí.
Desde que Violetta me saludo después de contemplarme con su varita.
Desde que Emil se teleportó hasta Ljubiana.
Siento esta Unión de la gente. Y el camino que une mis partes confusas. Siento Fe en mi.
Mi pequeña Unión junto a la Nuestra mas grande.
Mi camino a mi Uno.
Tengo ganas de cantar la canción que trae a mi cabeza.
Tengo ganas de cantármela, y cantársela al mundo. Quisiera quedarme ronca.
"Se para lo que estoy aquí".
"Sígueme, Sígueme".
"Ven conmigo".
"Sígueme".

2 comentarios:

Pola dijo...

¡Feliz cumpleaños Gabrielle!
Un beso muy grande para ti y mi mariposilla.
Pola.

Gabi dijo...

!Gracias¡ !Gracias, gracias y gracias Franta¡
Con tanto ajetreo de dar el pecho a media noche o la madrugada, me olvide.
Son un montón ya. Como 36 para mi, 78 reales, y como apenas 5 ciertos.
Y no me siento mas vieja.
Sino justo al revés.
Te debo un beso.
Y la mariposilla también.