31/10/09

Samhain

"La noche se acerca, es día Todos los Santos y estamos en el Monte de las Animas."
El Monte de la Animas. G.A. Becquer

Pronto...

Los Muertos no se olvidan.
Es mas simple que el fruto de la mera memoria.
Su raíz reposa mas recóndita.

La vieja reverencia de esta verdad es sencilla también.

Su esencia comprende la sinceridad de los efímero unida a la revelación del paso mas allá.
Lo temen los poderes que no lo son.
Rompe la muerte, si lo sabes, cada una de las cadenas que te puedan arrollar para estrangularte.
Es lo que temen y entonces ha sido escarnada... se la ha despojado del corazón del significado de su huella... se ha vaciado el edificio dejando la espeluznante fachada que nos tambalea.
La muerte, como mi Diosa, es siniestra por que lo oscuro es lúgubre.
Pero fracasas si únicamente resuena sobre ti lo terrible.
Por que no esta hueca y es falso vacío el que se llena de un eterno grito de terror.
De aquella extrema porfía de olvido.

Aun contra el empeño de postergarlos los muertos persisten.

Por que no solo tienen peso como el plomo si no son mercurio.
Son densos, peligroso, fluidos, portentosos, mensajeros, incómodos, reveladores, tétricos...
Como anclas que cambian conceden travesía con ausencia de deriva.

Mirad esta noche. Hoy es treinta y uno del mes décimo.
La gente ha sucumbido a enmascarar su nombre pero no ha podido olvidarlo.
Están pertrechados con disfraces que los aislan de la constricción del poder sobre sus vidas, ignorantes de ello disueltos en el hedonismo. Y rapiñean golosinas como si recordaran la cosecha necesaria para la escasez del invierno pero embrollados en las falsas luces no consumiran.

Han arrancado la reverencia y la ofrenda pero aun así los muertos no se olvidan.
Los sacan de sus almas seducidos por sus vestiduras de zombies, lobos humanos, momias, brujas, o incontables otras formas.

Por que aun que nos empeñemos en arrinconarlo en Samhain, la Noche de Todos los Santos de la niña que fui, la Noche Hacia Abajo, los muertos hablan.

Es la gran Hecatesia donde el banquete no se reduce a la carne en los platos en una encrucijada.
Es la Noche de todos los cruces descendentes.
El cruce de la luz bajo las aguas de la noche.
De la cuenta de los días en el rostro de la luna y el sol y sus calendarios.
Del de el final del Verano y el inicio del Invierno.
Todas las encrucijadas se unen en este extremo nocturno y Hoy el hálito ultimo de la ultima semilla cruza hasta el borde del manto de la Muerte e insufla su postrera chispa.
Y ellos vienen en total libertad a este banquete como invitados principales.

Sustento la bandeja a través del jardín en dirección a sus rincones mas oscuros.
La comida humea , de platos pequeños, muchos, entre los robles, mas allá de la la primera linea de abetos.
Camino por el apenas intuible sendero hasta que aflora el cruce que lo divide hacia izquierda o derecha.

La tiniebla que allí susurra me da el indicio.

La noche me posee en esta su oscuridad.
La luna se emboza y los halos de la luz han cesado.
Viene el frío a mis pies desnudos.
Se acerca el invierno. Eso es lo correcto.

Echo de menos a Charo, aquí conmigo. Aun con sus befas, su compañía es siempre reconfortante.

Pero no estoy sola. Niegas el Velo y Escuchas. Eso solo Basta.

Son Ellos. No se olvidan ¿Recordáis? Menos si eres suya.

Como en la leyenda cuenta, los muertos se alzan en las noches como esta.
Pero no hay ni los horrores ni los hostigamientos.
¿Que han de perseguir si ya completamente lo tienen?
¿Que han de horrorizar si ya es totalmente perturbador?
Como la mujer en el Monte de la Animas ya estoy muerta. Hoy, en esta noche, de este día, esa verdad es la Verdad.
Y por Ella ellos me pueden tocar. Y los recibo. Y en mi respiran y hablan.

Solo Doa ha cogido el teléfono.
Los demás: Amelia, Roberto, Aristides o Daniel, o no supe donde localizarles o no querían hablar.

Hablar con Doa no es nunca frío pero en esta ocasión tampoco intimo.
No todas las capas de la conversación me pertenecen.

Me cuenta cosas esbozadas con los tonos cálidos de los lugares que describe, y es la primavera en Córdoba, Santa Fe, o Buenos Aires la que siembra los detalles brillantes y los tristes de su narración que yo escucho y los Demás responden.
Con cada palabra Ellos me susurran "No los olvides, No los olvides" y me hago mas con Ellos una.
Paula, Max y Miguel me llaman, me aconsejan, o me recriminan, sus siluetas en la negrura alejadas a las los sueños de otras veces, aparecen en los bordes de mi mirada.
Cuando al final me despido de Doa y al final colgamos es mi firmeza mas intensa pero difícil de asimilar. Es como si cambiara vida por existencia y esa sensación se mantuviera en alto como un polo clavado en la tierra.
Como si ascendiera una ladera fría.

Si los primeros están ya satisfechos son los demás los que aun me respiran.
No hablan y no les veo pero se que me miran.
Siento el examen penetrante de Don Eteko desde dentro de mi cabeza y mi pecho.
Es en mi corazón que siento la caricia de Elias.
El aliento en mi nuca morbosamente excitante es de Ariel.
Hay mas roces, mas penetraciones, mas sutiles, mas personales, mas familiares, que en hilillos de voz me ruegan que les deje sin revelar, sin nombre. Sin descanso se alejan al pasado sin que su toque se convierta en hueca cascara sin sentido. Se terminaron los ecos de terror en un caparazón baldío siendo en la carne de Prytania.

Camino hacia arriba en este descenso.
La persecución es comunión.
Los terrores son misterios.
Estamos, Ellos están y estoy Yo, en el Monte de las Animas.
No se olvidan. Esta este sitio. No se olvidan.

No me torturo como hacia.
Lo que son rezos es esencia a quienes me acogen.
Tiene significado.

Mirarme soy como esta noche.

Nací desvirtuada.
Trate de no tocar nunca el Tabú.
Hasta que me enfrente a la decisión que debía ser tomada.
Para no estar hueca y estar viva.

Estoy Muerta. Soy Muerte. Muerte Viva.
La simiente oculta y enterrada en la Oscuridad de la Tierra.
El mantillo y la planta.
Por debajo, al nivel donde Ellos están.

Los muertos no se olvidan.
Su raíz esta bien agarrada mientras el árbol perdure.
Aunque se alce hacia las luces de la noche y el fulgor del día.

Hallow Eve es Samhain y Samhain es la Noche de los Difuntos y todos sus significados.

Los signos de la Noche desde la Realidad por boca de la imaginación te hablan.
Esta Noche es todas. Como Beltane.

Hoy de difuntos. Cada fin de mes de Banquete. Cada día de regeneración.

Mi plegaria es mi carne abierta a ellos y mi Fe mi escucha atenta.
Mi rezo es mis ojos cerrados para que ellos los tengan otra vez abiertos.
Mi rezo es con Ellos.
Los platos ya no humean y el sol me busca con sus rayos para reconfortar mi cuerpo casi solido.
Aun rezo. Rezo con Samhain..
Con todos sus significados.

Los muertos no se olvidan.
Residen en Samhain.

Hoy... y también Mañana.

3 comentarios:

Sahaquiel dijo...

Hola, Ketil:

¿Cómo estás? Sólo pasaba saludar y a desearte un muy feliz Año Nuevo.

Un abrazo.

Desde mi Ventana dijo...

Hola Ketil, yo también paso a desearte felicidad en este año que acaba de comenzar.
Un abrazo
Núria

ketil brambgard dijo...

Hola Sahaquiel y hola Nuria.
Muchas Gracias por los abrazos.
Los atesoro como el buen oro.
Desearos un Feliz año a ambos y que corra (el tiempo esta loco aquí fuera de la eternidad) hacia los parabienes.
Un beso para ambos.
Seguimos viéndonos en este sitio y en los vuestros.
Agur y salud.